INGREDIENTES:

  • 6 huevos
  • 3 cucharadas y media de ACEITE
  • 1 cucharón de aguardiente
  • 1/2 kilo de miel
  • 1/4 de kilo de azúcar
  • 1 clara de huevo a punto de nieve
  • Harina

ELABORACIÓN:

Comenzamos a crear nuestra rosca batiendo los seis huevos junto al aguardiente y el aceite y le vamos echando, poquito a poco, harina a ojo hasta que se nos haga todo una masa a la que dejaremos reposar durante unos minutos.

Para continuar, cogeremos pedacitos de la masa con la que haremos tiras de forma torcida y las freímos en aceite hasta que se doren; luego las sazonamos y las cortamos en trozos pequeños según gusto de cada uno.

Ponemos un caldero al fuego y le añadimos MIEL, azúcar y un poco de agua. Cuando esté a punto de caramelo agregamos lentamente la clara batida a punto de nieve y, cuando comience tornarse blanca, echamos los pedacitos fritos anteriormente troceados hasta que la mezcla haga una pasta.

Para terminar, al ponerlo en un plato le damos forma de rosca (tal y como vemos en la fotografía que acompaña estas líneas), añadimos algunos anises por encima para que le den sabor y queda lista para servir.